ESTAMOS ANDANDO 120 AÑOS

Por Daniel A. Vogel | DIRECTOR – Desde el comienzo de ésta semana y el mes de julio, se cumplió un nuevo aniversario de nuestro diario, ya estamos transitando el año 120 de nuestra historia, la que escribe la vida y obra de la localidad donde nació, aquel primero de julio de 1900.

El décimo segundo diario más antiguo de la República Argentina y el séptimo de la Provincia de Buenos Aires, la trayectoria del diario que fundó el caudillo liberal Luis Güerci nos exige, recordarlo cada vez que esta fecha nos confirma un peldaño más andado en el largo camino de la comunicación comunitaria.

Ya no es lo mismo hacer un diario como lo hicieron ese puñado de hombres encabezados por su primer director José Severio Massoni aquella noche-madrugada del último día de un frio junio, para que en la primera mañana del día siguientes, los zarateños, pocos, dicen menos de 20 mil que vivían en estos lares, pudieran informarse en sus páginas tamaño sábana.

Ahora, todo es frío, y literalmente lo digo.

Por aquellos días se editaba en caliente, las noticias y el sistema con tipográfica derretidas en la linotipo con plomo.

Ahora las noticias ya son de “otro calor”. Entonces casi no había asesinatos, ni muertes, ni secuestros, ni femicidios, ni droga, las casas no tenían cerraduras y se las dejaban como los caballos sin llave, sólo atados al palenque y/o apoyados en el frente del comercio o vivienda de un día para otro, sin que nadie se llevase lo ajeno.

La palabra, valía, quién no la cumplía, se ponía rojo en la cara. Era otro el sentido de darse la mano y sin firma, cumplir. Ciento veinte años después, todo se edita “en frío”. Las computadoras le ganaron -felizmente- a las linotipos derritiendo plomo y escribiendo al revés, en espejo.

Ahora se edita muy fácil, mucho más fácil.

Tan fácil como se falta no solo a la palabra dada, sino a lo firmado. Las muertes, asesinatos, secuestros, femicidios, robos, ya se hacen con una frialdad tal, que ni se les acelera a los autores el ritmo cardíaco y a las víctimas, cada vez más. Ya nadie se pone colorado por nada.

Todo es frío, hasta los políticos te mienten con una frialdad tal, que te recalienta informar que existe, en pocos días, una nueva rutina electoral que, nada cambiará para el pueblo pobre, porque aunque tengamos mucha tecnología y adelantos, somos más pobres: Por lo menos antes cada casa tenía un gallinero y no faltaba un huevo calentito o la leche recién ordeñada…. CIENTO VEINTE AÑOS, PARA EL DEBATE.

AL QUE LE QUEPA EL SAYO...